La lactancia natural es una forma sin parangón de proporcionar un alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo sanos de los lactantes; también es parte integrante del proceso reproductivo, con repercusiones importantes en la salud de las madres. El examen de los datos científicos ha revelado que, a nivel poblacional, la lactancia materna exclusiva durante 6 meses es la forma de alimentación óptima para los lactantes.

Posteriormente deben empezar a recibir alimentos complementarios, pero  sin abandonar la lactancia materna hasta los 2 años o más.
Los niños y adolescentes que fueron amamantados tienen menos probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad. Además, obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia y tienen
mayor asistencia a la escuela. La lactancia materna se asocia a mayores ingresos en la vida adulta.
La mejora del desarrollo infantil y la reducción de los costos sanitarios gracias a la lactancia materna
generan beneficios económicos para las familias y también para los países.
Para que las madres puedan iniciar y mantener la lactancia materna exclusiva durante 6 meses, la OMS y el UNICEF recomiendan:

● Que la lactancia se inicie en la primera hora de vida;
● Que el lactante solo reciba leche materna, sin ningún otro alimento ni bebida, ni siquiera agua;
● Que la lactancia se haga a demanda, es decir, con la frecuencia que quiera el niño, tanto de día como de noche;
● Que no se utilicen biberones, tetinas ni chupetes.

La leche materna es la primera comida natural para los lactantes. Aporta toda la energía y los nutrientes que el niño necesita en sus primeros meses de vida, y sigue cubriendo la mitad o más de las necesidades nutricionales del niño durante el segundo semestre de vida, y hasta u  tercio durante el segundo año.
La leche materna fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo, y protege al niño de las enfermedades infecciosas y las enfermedades crónicas. La lactancia materna exclusiva reduce la mortalidad del lactante por enfermedades frecuentes en la infancia, tales como la diarrea o la neumonía, y ayuda a una recuperación más rápida de las enfermedades.
Datos y cifras La cifra estimada de muertes de niños debidas a la desnutrición es de 2,7 millones, lo cual representa el 45% de todas las muertes de niños. La alimentación del lactante y del niño pequeño es
fundamental para mejorar la supervivencia infantil y fomentar un crecimiento y desarrollo saludables.
Los primeros dos años de la vida del niño son especialmente importantes, puesto que la nutrición óptima durante este periodo reduce la morbilidad y la mortalidad, así como el riesgo de enfermedades crónicas, y mejora el desarrollo general.
Una lactancia materna óptima tiene tal importancia que permitiría salvar la vida de más de 820 000 menores de 5 años todos los años.

En el siguiente listado expondremos algunos de los datos importantes para tener en cuenta para la lactancia materna:
Dato 1: la lactancia en los primeros seis meses de vida es fundamental.
Dato 2: la lactancia materna protege a los niños contra las enfermedades.
Dato 3: la lactancia también es beneficiosa para las madres.
Dato 4: la lactancia materna aporta beneficios a largo plazo a los niños.
Dato 5: las leches artificiales no contienen los anticuerpos presentes en la leche materna.
Dato 6: hay medicamentos que pueden reducir el riesgo de transmisión del VIH a través de la leche materna.
Dato 7: a los 6 meses se debe introducir gradualmente alimentos sólidos.

Promefar Distribuciones S.A.S se encuentra comprometida en la promoción y el cuidado de la salud para nuestra comunidad. Es nuestro deber compartir información importante para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *