Desde la antigüedad el hombre ha utilizado productos de origen vegetal, mineral y animal con el fin de curar las enfermedades. El cuidado de la salud estaba en manos de personas que ejercían la doble función de médicos y farmacéuticos. Fueron en realidad “médicos” quienes prepararon sus propios remedios curativos, llegando alguno de ellos a alcanzar un gran renombre en su época, como es el caso del griego Galeno (130-200 d.C.). De él proviene el nombre de la Galénica, como la forma adecuada de preparar, dosificar y administrar los fármacos. En la cultura romana existían numerosas formas de administrar las sustancias utilizadas para curarenfermedades.

Así, se utilizaban los electuarios como una mezcla de varios polvos de hierbas y raíces medicinales a los que se les añadía una porción de miel fresca. La miel además de ser la sustancia que servía como vehículo de los principios activos, daba mejor sabor al preparado. En ocasiones se usaba azúcar o también un jarabe, el cual ya contenía azúcar disuelta. En lugar de agua, el conjunto se preparaba formando una masa pastosa.

Precisamente fue Galeno quien hizo famosa la gran triaca a la que dedicó una obra completa.Consistía en un electuario que llegaba a contener más de 60 principios activos diferentes. Por la importancia de Galeno en la Edad Media, se hizo muy popular durante esta época, dejando de estar autorizada para su uso en España en pleno siglo XX.

Durante la Edad Media es cuando comienza su actividad el farmacéutico separado del médico. En su botica realizaba sus preparaciones magistrales, entendidas como las preparaciones individualizadas para cada paciente de los remedios prescritos. En el renacimiento se va produciendo una separación más clara de la actividad farmacéutica frente a médicos, cirujanos y especieros, mientras que se iba produciendo una revolución en el conocimiento farmacéutico que se consolidaba como ciencia durante la Edad Moderna. La formulación magistral fue la base de la actividad farmacéutica conjuntamente con la formulación oficinal, debido al nacimiento y proliferación de farmacopeas y formularios.

Esta situación continuó siendo así hasta la segunda mitad del siglo XIX. A partir de ese momento empezaron a aparecer los específicos, que consistían en medicamentos preparados industrialmente por Laboratorios Farmacéuticos. Es así, que las formas galénicas no adquieren verdadero protagonismo hasta alrededor de 1940, cuando la industria farmacéutica se desarrolla y éstas comienzan a fabricarse en grandes cantidades.

Desde entonces hasta hoy en día, las maneras en las que se presentan los medicamentos han evolucionado y la diversidad en la que los que encontramos en el mercado, es muy amplia.

La farmacia moderna es la resultante de una sensible renovación científica y técnica, producto del extraordinario avance de la química durante el siglo XIX y de la aparición de la medicina preventiva.

Se produce un adelanto de la farmacología y la aplicación de nuevas sustancias químicas. La teoría sobre la estructura atómica produjo una verdadera revolución y los medicamentos de origen vegetal fueron superados por sustancias orgánicas e inorgánicas.

La fabricación de los medicamentos sufrió un proceso de transformación gradual entre 1820 y 1870 hasta la aparición de los laboratorios farmacéuticos. Aquí se iniciaron los nuevos procesos de selección y elaboración de drogas y medicamentos.

Al surgimiento de los laboratorios farmacéuticos sigue un período de crisis para los que ejercían la farmacia y la farmacología. El cuestionamiento de Albert Prescott, decano de una Escuela de Farmacia de Michigan, indujo una revisión de los programas y esto trajo un incremento de las Escuelas de Farmacia y Ciencias de Filadelfia en 1822 y la Escuela de Farmacia de la Universidad de Michigan en 1868 que se consideran los centros más antiguos de la disciplina de América.

En el siglo XX la farmacia, la química y la farmacología producen transformaciones fundamentales en la formación de Farmacéuticos.

Aparecen las primeras bases para la iniciación de la formación académica de quién habría de manejar los aspectos de selección, transformación, elaboración, inspección de calidad y control de formulaciones y consumo de medicamentos.

El régimen de producción masiva de medicamentos empezó a exigir profesionales calificados y éste es el paso definitivo de la farmacia magistral o galénica a la producción masiva de medicamentos en laboratorios farmacéuticos. Comienza una etapa de desarrollo para el profesional. Su campo de acción más amplio le crea una mayor responsabilidad y tiene un perfil ya más industrial.

El proceso de comercialización de cantidades masivas de medicamentos fue influyendo en la decadencia de los preparados magistrales. Se impusieron los productos de patente y esto dio un vuelco a la filosofía de la farmacia.

Lo que se puede decir de las farmacias del siglo XXI es que es se caracterizan por ser centros de salud importantes para la comunidad que los rodea, en donde los profesionales y expertos en los temas farmacéuticos dan la posibilidad de generar un impacto en la salud y en el bienestar de las personas, así mismo brinda una experiencia única para el cliente que realice la visita o compre a través de los diferentes canales de ventas que hoy se disponen para atender todos los públicos posibles.

Promefar Distribuciones S.A.S se encuentra comprometida en la promoción y el cuidado de la salud para nuestra comunidad. Es nuestro deber compartir información importante para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *